Diana Castañeda

NOMBRE: DIANA CASTAÑEDA MOLINA

PROFESIÓN: PERIODISTA

EDAD: 32 AÑOS

NACIONALIDAD: COLOMBIANA

TWITTER: https://twitter.com/DianaCCastaneda

@: dia19na@yahoo.com

LOCACIÓN: HOTEL CONDESA DF –ROOF LOUNGE-

 

 

ROSARIO (R) ¿Cuándo eras niña, qué era lo que más disfrutabas?

DIANA (D) Lo que más disfrutaba era jugar con mi hermana en el campo. Mi abuelita tenía su casa en el campo y todos los fines de semana nos íbamos a visitarla, crecimos -ahí- las dos… Me encantaba correr por las montañas, nos íbamos al río, jugar con los animales… -Me gustaba- esa libertad y el crecer de una forma como tan sana eso es lo que más me acuerdo cuando era pequeña y es una de las razones por las cuales hoy en día nos encanta el campo es lo que más más me acuerdo; obviamente creciendo a lado de mi abuelita, de mis bisabuelos, de mi familia.

 

R.- ¿Qué jugabas con tu hermana? ¿Qué juegos practicaban, no sé columpios, mojarse, esconderse… Qué era lo que hacían ahí?

D.- Jugábamos a “yermis”, me acuerdo, es un juego con tapas de gaseosa y tiras con la pelota… Luego jugábamos no sólo en la finca sino también en el barrio, en la colonia como le dicen ustedes dónde vivíamos en la capital de Bogotá y me acuerdo muchísimo que mi papá me decía que yo parecía un niño y que él había tenido una niña, que me la pasaba jugando en la calle jugando como un niño.

Me acuerdo que también jugábamos a ser como la típica familia pero es muy gracioso porque hace poco encontramos unos casetes de grabaciones cuando yo tenía 10 años y jugaba a ser periodista y nunca me acordaba que quería serlo. Jugaba entrevistando a mi hermana:

  • Señorita ¿Qué va hacer hoy afuera? ¿A dónde va?

Y jugaba a ser periodista desde chiquita…

 

R.- De tu familia ¿Con quién te identificas más?

D.- Con mi mamá. Mi mamá yo creo que es una de las figuras a seguir, tenemos una relación muy cercana, es mi mejor amiga. Mi mamá ha sido el ejemplo no sólo de mujer y de mamá -porque también soy mamá- a seguir -sino- porque es una mujer muy sabia, es una mujer muy valiente. Digamos que nos crío a mi hermana y a mí solas.

Ha sido una mujer que siempre siempre ha tenido una entereza que yo le digo a mi mamá que “ojalá yo pueda ser algo de lo buena mamá que tú has sido”.

En segundo lugar mi hermana. Somos extremadamente unidas. Ella es menor, nos llevamos un año, pero incluso parecemos gemelas… Tenemos una comunicación muy cercana, yo hablo con ellas dos a pesar de que vivimos en diferentes ciudades, países, dos o tres veces al día. Todas las decisiones las consultamos juntas y somos una familia muy unida en mujeres.

 

R.- En este momento de tu vida ¿Con qué te identificas o cómo te describirías?

D.- Bueno, yo creo que me describo como una mujer muy sensible, periodista… Reportera de corazón. Es muy gracioso porque hace poco propuse hacer una serie de crónicas y el gerente del canal me decía “pero si yo te veo en la pantalla y saliendo en la cámara, no pensaría que te gustaran hacer esas cosas, esas crónicas” y yo le dije “yo soy reportera de corazón”.

Me gusta contar historias, yo creo que soy una contadora de historias y soy una mujer que ha decidido en esta etapa de su vida y después de las experiencias que he tenido en diferentes países pero sobre todo ahora en Estados Unidos de defender y empoderar un poco a la mujer y a las minorías. Me considero una inmigrante y ese ha sido uno de los factores por los cuales me he metido un poquito más en esa causa.

Yo creo que esa es la combinación perfecta, el ser mujer, mamá, puedes ser más sensible a esas historias, siempre informando con esa vena periodística. Me considero también una mamá que como en muchas de las historias o casos que tú haces, siempre buscas lo mejor para tus hijos y quieres dejar como un legado y eso es lo que trato de hacer…

 

R.- ¿Cuál es tu sueño favorito? Real o ficticio.

D.- Yo creo que mi sueño favorito es que el día de mañana cuando ya no esté poder haber dejado algún tipo de huella o ayudado a la mayor cantidad de personas que pueda. Eso es lo que intento hacer diariamente, no sólo en mi trabajo sino como ser humano y es lo que intento inculcarle a mi hijo…

El tratar de ayudar a las personas y puedes hacerlo de diferentes formas, no tienes que hacer causas gigantes sino -puedes hacerlo- día a día y espero que el día de mañana cuando ya no esté la gente se acuerde y diga “me acuerdo de esta persona porque hizo algo por mí o porque ayudaba a otros” que eso es lo que realmente, me parece, es lo que le da valor al ser humano… Lo que tú haces por otros, no tanto y sobre todo cuando uno trabaja y vive en ciudades como Washington, el Poder, el Dinero, descrestan mucho pero para mí, el valor real para un ser humano es qué tanto puedes renunciar de lo que tú tienes para ayudar a otros.

Ese es mi sueño favorito… Que el día de mañana cuando falte, haya podido hacer más por otros…

 

R.- ¿Qué personaje de la historia te gustaría ser o en qué época de la historia te gustaría vivir y por qué?

D.- No me identifico con un personaje en particular pero me hubiera gustado muchísimo vivir en la época de la segregación. Hoy en día cuando tú estás por fuera no entiendes muchísimo el tema de la discriminación y me hubiera gustado vivir un poco en esa época. Cuando se consideraba a las personas afro-descendientes, -cuando- se les consideraba alguien inferior y en la época en la que esa lucha era tan cruel me hubiera gustado -haber vivido- para entender un poquito…

 

R.- ¿Pero en qué posición? ¿En la posición en la que estás ahorita, en la posición de gobernante, de inmigrante incluso? ¿En qué posición te hubiera gustado haber estado ahí?

D.- Yo creo que de espectadora, en ninguno de los dos lados sino detrás. De pronto una mujer/hombre del común que pudiera estar viendo los dos lados, como testigo, del lado de las autoridades y de la gente más conservadora que maltrataba esta minoría y los despreciaba… Y también el lado de las historias.

El tema de la segregación y de cuando comenzó el tema de la esclavitud es algo que yo creo que tiene muchísimas bases en lo que hoy pasa no sólo con las personas afro, con los inmigrantes, con las personas del mismo sexo que se aman, con las personas que para todos son diferentes yo creo que son seres humanos al final. Me hubiera gustado -haber vivido- yo creo que en ese momento.

 

R.- ¿Qué libro me recomiendas leer?

D.- Hay un libro que me gusta muchísimo que se llama Las Orquídeas Rojas de Shangai de Juliette Morillot y cuenta un poco las vivencias de una mujer, de cómo se convierte en esclava sexual, en la época de la 2ª Guerra Mundial, después de las bombas de Hiroshima y de Nagasaki; me parece que es un relato cruel pero muestra un poco lo que nos hace diferentes como seres humanos y me gustan ese tipo de libros, historias de seres humanos, bueno también las biografías pero más ese tipo de historias…

 

R.- Para ti, ¿qué significa lo que haces?

D.- Para mi significa una herramienta de cambio y lo descubrí… Yo creo que cuando empecé a trabajar, lo empecé a descubrir muy rápido, yo creo que es la capacidad de cambiar las cosas que tú tienes trabajando como periodista.

Puedes tener un efecto social muy grande, positivo o devastador y puedes mirar desde qué ángulo le puedes dar a determinado tema para beneficio de otras personas y realmente por ejemplo, te estaba comentando, yo estoy cubriendo el tema de inmigración en el Congreso, en Estados Unidos todo el tiempo y hay un debate que tiene divido al país sobre criminalizar a los niños o no y me parecía que ahora con el proyecto que voy a hacer de contar estas historias, de contar estas vivencias tan humanas es darle un cambio para que de alguna forma -pueda- empoderar a estos niños, darle voz a estos niños, a estos inmigrantes y que entiendan que son personas que están buscando refugio y como tal se les debe tratar, como refugiados… Yo creo que eso es lo que permite y le da valor definitivamente a un periodista… Es lograr un cambio…

 

R.- ¿Cómo te visualizas en un futuro?

D.- Yo creo que nunca dejaré de ser periodista, siempre me apasionan las historias, siempre quiero estar como de ese lado, cubriendo… Pero también me visualizo con la idea de un proyecto personal para montar una empresa con lo que estoy estudiando ahora… Y me visualizo igual o más feliz de lo que estoy ahora, me visualizo viendo a mi hijo ya grande, en la Universidad y de pronto me visualizo, espero poder llegar a serlo y es lo que estoy intentando hacer, como un modelo para otras mujeres.

 

R.- Lo primero que se te venga a la mente:

D.-

  • Color: El Azul,
  • Lugar: La casa en el campo que te decía,
  • Comida: ¡Las ciruelas, me encantan las ciruelas! -risas-.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s